Statkraft, la multinacional noruega que enamora a Otegi

Statkraft, la multinacional noruega que enamora a Otegi

País Vasco La maniobra del Gobierno en Indra resucita el sueño del PNV de entrar en ITP

Se llama Statkraft, es la empresa europea líder en la generación de energía renovable y su desembarco en Euskadi ha movido todas las piezas del tablero político vasco. La empresa creada por el Gobierno noruego en 1895 y que se hizo fuerte en España con la compra de la británica Solarcentury en 2020 es ya para la Izquierda Abertzale el contrapunto del «oligopolio» político-energético conformado por PNV e Iberdrola. Statkraft se presentó el pasado martes ante la opinión pública vasca con una foto junto al lehendakari Iñigo Urkullu y el anuncio de que impulsará dos parques eólicos en Euskadi. Pero desde hacía semanas, los directivos españoles de la multinacional noruega prepararon su desembarco con citas discretas con alcaldes abertzales y directivos de la Corporación Mondragón, la cooperativa más grande del mundo.

Los directivos Statkraft liderados por la vicepresidenta ejecutiva para Europa Barbara Flesche y el director general de la compañía para España y Portugal José Miguel Ferrer se han comprometido a explicar en asambleas abiertas a todos los vecinos de varios municipios guipuzcoanos y alaveses cómo pretenden gestionar los dos parques eólicos en los que invertirán 90 millones de euros. «Y lo harán en euskera», destacó un Arnaldo Otegi que ha estado puntualmente informado sobre las intenciones de los noruegos.

La «vía noruega» que enamora a Otegi traslada a Euskadi la misma estrategia que Statkraft ya ha utilizado en prácticamente los 21 proyectos eólicos o y fotovoltaicos que tiene en marcha en España. La multinacional noruega es una sociedad anónima que no cotiza en Bolsa y que tras la absorción de Solarcentury -de donde proviene su vicepresidenta Flesche- encargó a Ferrer (Valencia, 1981) un ambicioso plan de inversiones socioindustriales de 2.000 millones de euros.

Porque, como Otegi y otros representantes institucionales de EH Bildu han recalcado durante toda la semana, los noruegos acompañan sus parques eólicos y fotovoltaicos de compromisos tanto para la revitalización económica de las comarcas a las que llegan como de la venta de electricidad para vecinos y empresas a precios reducidos. Representantes de EH Bildu como Otegi, la alcaldesa de Azpeitia Nagore Alkorta o el parlamentario y portavoz en Medio Ambiente Mikel Otero han celebrado el «esquema novedoso» de Statkraft al aceptar la «copropiedad» con los entes locales de estos parques «socializando los beneficios» de la generación de la electricidad que generen estas dos instalaciones. Dos parques ubicados en Itsaraz, en la los límites entre Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, y en Piaspe, en Gipuzkoa. El primero contará con una capacidad de 52,8 megavatios (MW) que permite garantizar la electricidad de 44.000 hogares, mientras que Piaspe, con 33 MW, tendrá capacidad para dar suministro a más de 24.000 consumidores. El calendario marcada por la empresa noruega sitúa su puesta en funcionamiento en 2027.

En el arranque de una larga y dura precampaña electoral, EH Bildu pretende contraponer el modelo noruego con la alianza del Ente Vasco de la Energía (EVE) e Iberdrola, copropietarios de Aixeindar. La empresa mixta pretendía impulsar cinco parques eólicos en Euskadi pero dos ellos, en los montes de Arkamo y en Iturrieta, han sido abortados por informes medioambientales y la oposición de ayuntamientos controlados por Bildu.

Los dirigentes de la Izquierda Abertzale señalan al Gobierno de Urkullu y, especialmente, a la consejera de Desarrollo Arantxa Tapia de favorecer al «oligopolio» energético vasco que identifican con Repsol e Iberdrola. «Que una empresa oligopolista como Iberdrola tome nuestros montes, produzca energía y luego la venda a precio de solomillo, no es nuestro modelo», advirtió Otegi el pasado jueves en Radio Euskadi tan sólo horas después de un singular comunicado oficial del PNV en el que celebraba el hipotético «cambio» protagonizado por EH Bildu en su posición sobre los parques eólicos.

El partido de Ortuzar, que arrancó este curso político el pasado 2 de septiembre en Zarautz ofreciendo a Bildu un «pacto energético», observa cómo la Corporación Mondragón a través de su cooperativa Fagor también ha bendecido la vía noruega y ya negocia ser uno más de los 50 contratos a largo plazo (PPAs) firmados por Statkraft con grandes consumidores de electricidad de España y Portugal.

Deja una respuesta