Renfe cambia los abonos gratuitos de media distancia al detectar malas prácticas

Renfe cambia los abonos gratuitos de media distancia al detectar malas prácticas

Renfe ha cambiado el sistema de reserva de los abonos gratuitos de Media Distancia, que se pusieron en marcha el 1 de septiembre, al detectar malas prácticas por parte de algunos usuarios, que formalizaban varias reservas de plazas y, sin embargo, al final no viajaban, bloqueando así los asientos e impidiendo «a la gente que sí necesita viajar, poder hacerlo», explican fuentes de Renfe.

Con los de Cercanías no es necesario formalizar una reserva previa de plaza, pero sí con los de media distancia, que es donde se han encontrado estas irregularidades. Muchos usuarios se quejaban porque no podían formalizar su plaza y Renfe se dio cuenta de que «finalmente en los trenes no había tantos viajeros como reservas de asientos».

Para evitar esta mala práctica por parte de algunos usuarios, a partir de ahora sólo se podrán formalizar cuatro reservas por día (dos idas y dos vueltas) y, además, el viajero no podrá reservar el billete de vuelta hasta que no se haya producido el viaje de ida. Se mantienen cuatro reservas (y no dos) para no perjudicar a los viajeros que tienen jornada partida, por ejemplo.

Esta medida «tiene como objetivo bonificar a los viajeros recurrentes y fomentar el uso del transporte público de Renfe», pues «el mal uso de los títulos gratuitos genera un perjuicio al resto de ciudadanos limitando su movilidad», dicen.

En los abonos de media distancia, el usuario tienen que pagar una fianza de 20 euros, que se le devolverá en diciembre si demuestra ha realizado más de 16 viajes. Algunos usuarios bloquean las plazas «por si no llegan a esos 16 viajes, otros luego deciden no viajar… Al final, lo que hacen es impedir que la gente que necesita viajar para trabajar, pueda hacerlo, que es para lo que se crearon los abonos», señalan.

El problema se ha detectado sólo en los abonos de media distancia, pues en los de Cercanías no hace falta formalizar la plaza con antelación y en los de Avant y algunas rutas de AVE el usuario sí tiene que pagar el 50% del abono, lo que supone que, si finalmente no viajan, pierden el dinero.

En el caso de las rutas de media distancia convencional, se solicita el abono gratuito para su uso en cada ruta (no se puede usar para varias) y se aplica en los corredores Barcelona Sans-Girona-Cerbere, Coruña-Santiago-Vigo, Sevilla-Cádiz, Sevilla-Córdoba-Jaén, Valencia-Vinaroz-Tortosa, Valencia-Alicante-Murcia, Madrid-Valladolid-Vitoria, Salamanca-Madrid y Madrid-Jaén.

«Renfe está monitorizando desde el primer día la evolución de la utilización de los abonos y ante la detección puntual que se pueda producir de una mala utilización, la compañía está analizando las medidas a adoptar para evitar un perjuicio al resto de ciudadanos», dice la empresa.

Deja una respuesta