Las imágenes de montañas míticas masificadas se vuelven a repetir, ahora con el Manaslu, la octava cima más alta del planeta, como protagonista. Alrededor de 600 personas han salido del campo base por la ruta normal para iniciar la escalada con un riesgo más que evidente al persistir en la zona el peligro de que se produzcan avalanchas. 

Las masificaciones en cimas míticas como el Everest o el K2 han sido una constante en este 2022 y tragedias como la de los Alpes, en la que hubo al menos diez muertos en La Marmolada por una avalancha. 

Ahora es el Manaslu el protagonista. La octava montaña más alta del mundo (8.163 metros), situada en Nepal, forma parte de la cordillera del Himalaya y escenario de grandes gestas de la historia del alpinismo. 

En el campo base de la montaña se ha localizado a un grupo de unas 600 personas que, aprovechando una ventana de buen tiempo, ha comenzado la ascensión. La mala calidad de la nieve hace que el peligro de avalanchas sea elevado y que se haya formado un tumulto en la montaña.