Mahsa Amini, nuevo símbolo de las jóvenes iraníes

Mahsa Amini, nuevo símbolo de las jóvenes iraníes

La indignación de muchas iraníes, especialmente las más jóvenes, no cesa tras el entierro de Mahsa Amini. Además de protestas en la región kurda de donde era originaria la muchacha, los estudiantes de tres universidades de Teherán se han movilizado este lunes para denunciar tanto la forma en que las Patrullas de Orientación trataron a Amini como la razón que motivó su fatal detención. Entretanto, las autoridades siguen lidiando con la controversia a fin de amortiguar su impacto.

«Su hija es como mi propia hija y me siento como si este incidente le hubiera ocurrido a uno de mis seres queridos. Comparto con ustedes el dolor de esta terrible experiencia», publicó el presidente de línea dura Ibrahim Raisi en las redes sociales el domingo. Fue un mensaje de condolencia conciliador procedente del dirigente que el pasado agosto, entre llamadas de activistas a protestar contra la obligatoriedad del velo, había decretado el endurecimiento de las penas por el llamado ‘mal velo’.

El pasado martes, una de las unidades de la también conocida como Policía moral desplegada en Teherán detuvo a Mahsa Amini. La chica, de 22 años, se encontraba en la capital de visita familiar. Según testigos, las agentes introdujeron violentamente a Amini en uno de sus furgones junto con otras chicas. Tras entrar en comisaría, según fuentes oficiales para recibir un «curso de reeducación» sobre recato, la joven sufrió un percance aún desconocido. Amini salió de allí en ambulancia y llegó al hospital sin signos vitales. Murió el viernes.

La mirada del corresponsal

El Gobierno de línea dura ha ordenado una investigación sobre los procedimientos que desembocaron en el trágico desenlace. La versión inicial de la Policía es que Mahsa Amini sufrió un episodio cardíaco estando en comisaría. Para sustentar este argumento, la Jefatura de Policía capitalina ha convocado este lunes una rueda de prensa en la que ha mostrado una versión extendida de lo que grabaron las cámaras de seguridad del cuartel donde llevaron a la chica. Según aclaró, el furgón que la trasladó no llevaba cámara.

Protestas universitarias por Mahsa Amini.UGC / AFP

La Policía ha insistido en que no hubo maltrato físico. En las imágenes emitidas se aprecia claramente cómo una fémina se desvanece repentinamente mientras es reprendida por una funcionaria por su vestimenta, y posteriormente llega un equipo médico para atenderla. Sin embargo, la presencia de cortes en la cinta, la dificultad de identificar a simple vista a la persona que aparece y la propia desconfianza de muchos iraníes en sus autoridades ha dado pie a todo tipo de dudas sobre la autenticidad de la cinta.

En consecuencia, las protestas se han trasladado este lunes a centros educativos de Teherán. Según la agencia Tasnim, próxima a la Guardia Revolucionaria, un grupo nutrido de estudiantes se han concentrado en la Universdad de Amir Kabir, en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Teherán, en la Shahid Beheshti y en la Allameh Tabataba’i. En las manifestaciones, con docenas de participantes, se han oído tanto consignas contra la actuación policial como contra las autoridades y su imposición del velo religioso en el espacio público.

En algunas ciudades de las provincias iraníes de Kurdistán y Azerbaiyán Oriental también se han producido protestas, que en algunos casos han acabado en choques violentos con los antidisturbios. Mahsa Amini era de Saqez, una aldea de mayoría kurda que también fue el sábado pasado escenario de protestas donde las mujeres se quitaron simbólicamente el velo para reivindicar el fin de la obligatoriedad.

Las críticas al Gobierno se han extendido a las redes sociales, donde celebridades iraníes llevan, desde que se conoció el caso, publicando mensajes críticos con la persecución del ‘mal velo’ y el trato a Amini. En las últimas horas, algunas activistas han iniciado una acción de protesta consistente en grabarse cortándose el pelo. Para estas, el problema es la imposición del velo, una pieza de ropa elevada a símbolo de la primacía de la República Islámica iraní. Este hecho dificulta que las autoridades rigoristas cedan en su obligatoriedad, a pesar de que hay facciones del clero, de corte reformista, proclives a su uso voluntario y por convicción religiosa.

La indignación por la muerte de Mahsa Amini ha calado, por una razón u otra, en un amplio espectro de la sociedad iraní, en particular en una parte considerable, de clase media y tendencia laica. Su principal denuncia es la obligatoriedad del velo y la cada vez más abundante presencia en las calles de patrullas, capaces de aplicar la coerción con dureza por pasear con pantalones ajustados o mostrar el pelo. Este episodio se ha sumado a las difíciles condiciones económicas por las que pasan muchos iraníes debido a las sanciones y a la mala gestión.

Sin abordar específicamente la cuestión del velo, las autoridades han prometido abordar el adiestramiento de las fuerzas policiales y las garantías procesales. A primera hora de este lunes comenzó a extenderse el rumor de que el responsable de las Patrullas de Orientación de Teherán había sido relevado de su puesto. No obstante, según medios iraníes, el coronel Ali Sabahi, jefe del Centro de Información de la Policía Metropolitana de Teherán, se limitó a no dar por cierta la información, aunque tampoco la desmintió.

Deja una respuesta