Los caseros suben las rentas por temor a los impagos y la ocupación: pagar el alquiler cuesta casi 400 euros más que pagar la hipoteca

Los caseros suben las rentas por temor a los impagos y la ocupación: pagar el alquiler cuesta casi 400 euros más que pagar la hipoteca

Hipotecas Tres de cada cuatro hipotecas subirán con el despegue del Euríbor: así se encarecerá tu cuota Mercado La odisea de alquilar en un país sin casas

Comprar una vivienda cada vez cuesta más y las hipotecas son cada vez más caras, pero el alquiler está dejando de ser la alternativa que un día fue y se está convirtiendo en una opción más lejana y menos accesible. La inflación, la inseguridad jurídica y el temor a los impagos han llevado a los caseros a elevar los precios como medida de protección y eso ha disparado el precio y el esfuerzo que deben soportar los inquilinos para afrontar los pagos.

Según un estudio comparativo publicado por iAhorro, la cuota del alquiler ha subido un 7,78% en apenas seis meses, es decir, hemos pasado de pagar 990 euros de media al mes a abonar 1.067 euros. En el caso de las hipotecas, las cuotas han pasado de los 674,45 euros de marzo hasta los 673,33 euros actuales. Dicho de otro modo, abonar una mensualidad al casero es, de media, 393,24 euros más caro que afrontar las cuotas de una hipoteca.

Es una de las consecuencias de un mercado de arrendamiento que ha recuperado las subidas imparables tras el descenso durante el confinamiento por coronavirus y los inquilinos son los peor parados de esta situación: tienen que pagar más, asumen más esfuerzo y se enfrentan a requisitos más duros para convencer a los propietarios de firmar un contrato.

Respecto al esfuerzo, para el pago de una hipoteca con un plazo de amortización medio de 24 años y un tipo de interés fijo medio del 2,64%, el esfuerzo apenas ha subido en seis meses y se situó en un 26,45%, frente al 26,37% de marzo. Todo lo contrario a lo que ha ocurrido en el alquiler, donde el esfuerzo que supone pagar un arrendamiento ha pasado del 38,71% de marzo al 41,89% actual.

A la subida de la inflación y su impacto sobre la capacidad adquisitiva de los hogares, se ha sumado en los últimos meses el encarecimiento por parte de los propietarios, que buscan en las rentas una vía para compensar sus ingresos. El Gobierno estableció un tope del 2% en las revisiones de los contratos que ya estaban en vigor, sin embargo, la subida se aprecia en los nuevos contratos.

«El mes de septiembre comienza con una subida de las rentas del 8% si lo comparamos con el año pasado. Los caseros están subiendo el precio del alquiler como respuesta el tope del 2% fijado por el Gobierno para la actualización de las rentas, en un intento de no perder poder adquisitivo a futuro», señala Borja de Andrés, director comercial de la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA).

Según la experiencia en sus oficinas, los dueños de las viviendas no quieren perder poder adquisitivo. «No se sabe hasta cuándo va a durar la limitación y no quieren perder más dinero con el alquiler, por eso lo suben de precio».

También intentan cubrirse frente a los posibles impagos de los inquilinos en el actual escenario de incertidumbre económica, y existe, además, un temor creciente a la usurpación ilegal de las viviendas. A falta de datos que permitan obtener una fotografía más concreta de la situación, el alarmismo en torno a este tipo de casos está condicionando a los dueños que ponen su casa en el mercado. «Perciben un mayor riesgo por la suspensión de los lanzamientos y por la falta de medidas regulatorias ante el acuciante fenómeno de la ocupación», explica De Andrés.

Deja una respuesta