Irán endurece la presión contra los manifestantes

Irán endurece la presión contra los manifestantes

La mirada del corresponsal Mahsa Amini, nuevo símbolo de las jóvenes iraníes Irán El desafío de quitarse el velo

Al menos 17 personas han muerto en las protestas que sacuden Irán desde hace seis días por la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por la policía de la moral por llevar mal el velo, ha anunciado este jueves la televisión estatal iraní.

«17 personas han muerto, entre ellas policías, en los incidentes de los últimos días», ha afirmado la televisión ‘IRIB’, que ha afirmado que se trata de su recuento y que no son datos gubernamentales. Hasta ahora, las autoridades habían confirmado la muerte de ocho personas, entre ellas tres miembros de las fuerzas de seguridad. La ONG con sede en Oslo, Iran Human Rights (IHR), ha elevado la cifra de decesos a 31 muertos.

Con gritos como «Justicia, libertad y no al hiyab obligatorio», «Mujeres, vida, libertad» o «Muerte al dictador», los manifestantes han mostrado su indignación en, al menos, 20 ciudades del país, en unas protestas en las que la violencia se ha intensificado con las fuerzas de seguridad recurriendo a material antidisturbios. En los choques de la última noche, los manifestantes quemaron, al menos, dos comisarías y varios vehículos.

Acuerdo nuclear iraní

Vídeos compartidos en Twitter por activistas y periodistas han mostrado protestas en numerosas ciudades del país, pero su autenticidad no está verificada.

En la ciudad de Rasht, en el noroeste, una mujer anciana ha marchado sin velo mientras gritaba «Muerte al dictador», según mostró uno de los vídeos. Otros vídeos han mostrado a mujeres quemando velos, unas imágenes que se han convertido en símbolos de las protestas.

El Gobierno ha bloqueado el internet móvil casi completamente y limitó aplicaciones como Whatsapp e Instagram en un aparente intento por controlar las protestas. El estado de las comunicaciones ha mejorado esta mañana, pero, en la tarde del jueves, ha comenzado a fallar de nuevo. Las redes sociales, en especial Twitter, están jugando un papel importante, con los manifestantes publicando cientos de vídeos en ellas.

Ante esta situación, la poderosa Guardia Revolucionaria de Irán ha calificado este jueves las protestas «sedición» y ha pedido al Poder Judicial que juzgue a los que «diseminan rumores y mentiras» en las redes sociales y en las calles.

Una petición a la que se ha sumado el diario ultraconservador ‘Kayhan’, cuyo director es elegido por el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, que ha criticado al Poder Judicial por, aparentemente, no condenar a nadie por las protestas. «No tengan piedad con estos criminales», ha pedido el periódico.

Amini fue detenida por la llamada policía de la moral en Teherán, donde se encontraba de visita, y fue trasladada a una comisaría para asistir a «una hora de reeducación» por llevar mal el velo.

Murió tres días más tarde en un hospital adonde llegó en coma tras sufrir un ataque al corazón que las autoridades han atribuido a problemas de salud, algo rechazado por la familia. Su padre, en una entrevista a la ‘BBC Persian’, cree que las autoridades mienten sobre la causa de la muerte, pues cada vez que era abordado por la prensa sobre esta cuestión, la emisión se corta de golpe. Además, ha denunciado que las autoridades no le dejaron ver a su hija mientras estaba en el hospital. Algo que solo pudo hacer antes del funeral, advirtiendo de que, a excepción de la cara y los pies, todo el cuerpo estaba vendado.

Su muerte ha logrado galvanizar a miles de iraníes a través del dolor y la empatía, a diferencia de otras ocasiones en las que las manifestaciones se redujeron a fragmentados grupos sociales movilizados por la economía.

Las autoridades insisten en que las protestas están incitadas por el «enemigo extranjero» con la intervención de embajadas y servicios de inteligencia de otros países.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, regresará a Teherán desde Nueva York, donde ha dado un discurso ante la Asamblea General de la ONU, en una jornada en la que las autoridades planean marchas de apoyo al régimen.

Por su parte, Estados Unidos ha impuesto este jueves sanciones económicas a la policía de la moral. El Tesoro estadounidense ha dicho que la policía de la moral era «responsable» de la muerte de Amini y ha fundamentado las sanciones por «el abuso y la violencia contra las mujeres iraníes y la violación de los derechos de los manifestantes pacíficos iraníes».

«Mahsa Amini fue una mujer valiente cuya muerte bajo custodia policial fue otro acto de brutalidad de las fuerzas de seguridad del régimen iraní contra su propio pueblo«, ha asegurado la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen.

«Condenamos este acto inconcebible en los términos más enérgicos y llamamos al gobierno iraní para que ponga fin a su violencia contra las mujeres y a su violenta represión de la libertad de expresión y reunión», ha señalado en un comunicado.

Deja una respuesta